Hoy es: Sábado, 25 de Noviembre de 2017






HISTORIA, PARA QUÉ

 

El pensamiento histórico es intrínseco al ser humano. Todas las culturas se rinden cuentas de su propio pasado. En algunas culturas predominan los relatos míticos, en otras las narraciones históricas incluyen leyenda y tradición; en las culturas occidentales, la historia es parte de los estudios humanísticos y se constituye en ciencia.


El ser humano no puede prescindir de una idea de su pasado. El ser humano aspira a conocer el mundo en que vive. Pero el mismo ser humano es parte de ese mundo, por lo tanto también aspira a conocerse a sí mismo y la única forma de lograrlo es estudiando y comprendiendo lo que ha hecho. Nuestras acciones modelan nuestro carácter y nuestra historia. Lo que hoy hacemos define lo que seremos en el futuro, por eso el presente es producto en parte de lo que hicimos en el pasado. Como señaló el historiador Juan Ortega y Medina: “El pasado no sólo pasa, también nos constituye”.


La principal función social de la historia es enseñarle a las personas que las instituciones (gobiernos, escuelas, iglesias, empresas, familia, etc.) que rigen su vida son una creación de las personas mismas, es decir, con la historia el ser humano descubre su libertad para crear y transformar su modo de vida para construir una sociedad mejor donde valga la pena vivir.

 

 

 

 

  Escribenos y dinos tus comentarios Actualizado en noviembre de 2017

Fac. de Ciencias Antropológicas. Km. 1 Carretera Mérida-Tizimín, Cholul. CP 97305. Tels: +52 (999) 930-0090. Mérida, Yucatán, México.

© Todos los Derechos Reservados Facultad de Ciencias Antropológicas, UADY 2014. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica, de otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución.